Llega el verano y también toca actualizar los pescados que comemos. El pescado azul es un gran aporte de vitaminas y minerales y, es de temporada.

 

¿Por qué es bueno?

 

Las propiedades del pescado son saludables pero, el pescado azul tiene unas propiedades nutricionales extras que lo hace destacar.

 

Este tipo de pez suele vivir en aguas muy frías y necesita grasa para soportar y aportarle gran cantidad de energía durante sus migraciones y para protegerse. Esa grasa aparece entre los músculos y, en porcentaje, es superior a la de un pescado blanco que solo tiene un 2% en frente a un 5% hasta u 10% en el azul.

 

Esta grasa es rica en vitaminas como Omega 3, muy aconsejado para cuidar el corazón o para regular la tensión arterial. Por el contrario, también aporta más calorías pero estas son buenas.

 

 

¿Qué tipos de pescados son azules?

 

Existen muchos tipos de pescados azules. Te explicamos como diferenciarlos y te damos unos ejemplos.

 

Los pescados azules se llaman de esta manera por tener un tono azulado que les destaca. De la misma manera también los podrás diferenciar por tener la cola en forma de flecha.

 

Algunos ejemplo son: atún, bonito, sardinas, rodaballo, truca, salmón, salmonete, anchoas, angulas, cazón… Si tienes dudas… ¡pregunta a tu tendero! Preguntar>>

 

Recetas

 

Dependiendo del tipo de pescado, tu elaboración será a tu gusto y lo que más sugiera ese pescado azul.

 

Por ejemplo, lo más sencillo para preparar un salmón o atún es a la plancha con un poco de aceite y especias. Aunque otros prefieren hacerlo en salsas y darle más sabor.

Las sardinas es un plato que a la plancha o bien a la brasa tienen un sabor exquisito y no necesitan mucho más.

 

Nosotros recomendamos que si queréis disfrutar del sabor del pescado la mejor opción es hacerlo al horno. Conservará todo su sabor y será reducido en grasa.